Cocaína: Adicción y Abuso
 

Nota del Director

El abuso y la adicción a la cocaína continúa siendo un problema serio que aflige a nuestro país. Por ejemplo, se estima que en el año 1997 alrededor de 1.5 millones de norteamericanos de 12 años de edad en adelante usaban la cocaína habitualmente. Aunque existe una mejoría si se compara con el estimado de 5.7 millones en el año 1985, todavía tenemos un largo trecho que avanzar para reducir el uso de este estimulante adictivo. La ciencia está cooperando. Por ejemplo, ahora sabemos más de cómo y en qué parte la cocaína afecta el cerebro, y también cómo produce la sensación de placer y por qué es tan adictiva.Mediante el uso de una tecnología muy avanzada, los científicos pueden observar los cambios dinámicos que ocurren en el cerebro en el momento en que el individuo usa la droga. Ellos pueden ver los diferentes cambios en el cerebro cuando la persona experimenta el "rush", el "high" y, finalmente, el deseo por la cocaína. También pueden identificar las partes del cerebro que responden cuando el adicto a la cocaína ve u oye los estimulantes ambientales que disparan los deseos por la cocaína. Ya que estos estudios identifican las regiones específicas del cerebro, son indispensables para identificar los objetivos en el desarrollo de los medicamentos para tratar la adicción a la cocaína.Uno de los objetivos importantes del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) es traducir lo que los científicos aprenden de las investigaciones, para así poder ayudar al público a que entienda mejor el abuso y la adicción a la droga y para desarrollar estrategias más efectivas para prevenir y combatirla. Nosotros esperamos que la recopilación de la información científica sobre la cocaína sirva para informar a los lectores sobre los efectos tan dañinos del abuso de la cocaína, y que sirva de apoyo a los esfuerzos de prevención y tratamiento.


¿Qué es la cocaína?


La cocaína es un estimulante extremadamente adictivo que afecta directamente al cerebro. La cocaína ha sido llamada la droga de los ochenta y noventa por su gran popularidad y uso durante esas décadas. Sin embargo, la cocaína no es una droga nueva. En realidad, es una de las drogas más antiguas. La sustancia química pura, el clorhidrato de cocaína, se ha venido usando por más de 100 años, mientras que las hojas de la cocaína se han ingerido por miles de años.
A mediados del siglo diecinueve, se extrajo por primera vez la cocaína pura de la hoja de la planta "Eritroxilon", que crece principalmente en Perú y Bolivia. A principios del siglo veinte, la cocaína se convirtió en el ingrediente principal en la mayoría de los tónicos y elíxires que se crearon para tratar numerosas enfermedades. En la actualidad la cocaína es una droga clasificada bajo la Lista II ("Schedule II"), lo que significa que se considera que hay un gran potencial para su abuso, pero que puede ser administrada por un doctor para usos médicos legítimos, o sea, como anestesia local para ciertos tipos de cirugías de los ojos, oídos y garganta.
Básicamente hay dos formas químicas de la cocaína: el clorhidrato de sal y las cristales de cocaína ("freebase"). El clorhidrato de sal, o la forma en polvo de la cocaína, se disuelve en el agua, y cuando se abusa, puede ser usada en forma intravenosa (en la vena) o intranasal (por la nariz). El "freebase" se refiere a un compuesto que no ha sido neutralizado por ácido para producir clorhidrato de sal. La forma "freebase" de la cocaína se puede fumar.
La cocaína usualmente se vende en la calle en forma de un polvo blanco, fino y cristalino que se conoce como "coke" o coca, "C", "snow" (nieve), "flake" (copo) o "blow" (golpe). Los traficantes generalmente la mezclan con otras sustancias, tales como maicena, talco y/o azúcar; o con ciertas drogas como la procaína (una anestesia local de composición química parecida); o con otros estimulantes, como las anfetaminas.


¿Qué es el "crack"?


Crack es el nombre callejero que se le da a los cristales de cocaína ("freebase"), al procesar la cocaína en polvo para convertirla en una sustancia que se pueda fumar. El término "crack" se refiere al sonido crujiente que se escucha cuando se fuma esta mezcla. La cocaína "crack" se procesa con amonia o bicarbonato de sodio y agua, y se la calienta para eliminar el clorhidrato.
Dado que el "crack" se fuma, el usuario siente euforia en menos de diez segundos. Debido al efecto tan rápido, casi inmediato de euforia que produce esta droga, se hizo muy popular en los años ochenta. Otra razón para su popularidad es que no cuesta mucho procesarlo ni comprarlo.

¿Cuál es el alcance del uso de la cocaína en los Estados Unidos?

El estudio de la Encuesta Domiciliaria Nacional sobre el Abuso de las Drogas (NHSDA) en el año 1997, estima que alrededor de 1.5 millones de americanos (0.7 por ciento de la población de 12 años de edad en adelante) usaban cocaína en ese año. Estas cifras no han cambiado mucho desde 1992, a pesar de que sí han bajado dramáticamente si se les compara con los 5.7 millones de adictos (3 por ciento de la población) que existían en 1985. Basándose en una información adicional que incluye a los adictos que no se consideraron en el reporte de la NHSDA, la Oficina de Política Nacional sobre el Control de Drogas estima que el número de consumidores habituales es de 3.6 millones.
Los mayores consumidores de cocaína se encuentran en la población entre los 18 a 25 años de edad. En general, los hombres usan la cocaína más que las mujeres. También, de acuerdo con el estudio de 1997 de la NHSDA, la proporción del uso es de 1.4 por ciento de afroamericanos, 0.8 por ciento de hispanos, y 0.6 por ciento anglosajone En la actualidad, el "crack" continúa siendo un serio problema en los Estados Unidos. El estudio de la NHSDA de 1997 estima que habían unos 604,000 adictos a la cocaína, lo que no refleja un cambio significante de los que existían en 1988.

La tendencia del abuso de cocaína entre los alumnos en octavo, décimo y
decimosegundo grado, entre los años 1991-1998.


El reporte de 1998 del Estudio de Observación del Futuro, entidad que anualmente encuesta las actitudes de los adolescentes y el uso reciente de drogas, informa que el uso de "crack" tanto el del año anterior como el de por vida, aumentó en el grupo de niños de octavo grado, llegando a la cifra más alta desde 1991, que fue el primer año para el cual se tiene cifras para este grupo. El porcentaje de alumnos del octavo grado que reportan haber probado el "crack" por lo menos una vez en su vida, aumentó de un 2.7 por ciento en 1997 a un 3.2 por ciento en 1998. El uso de "crack" durante el año anterior también aumentó ligeramente en este grupo, a pesar de que no hubo cambios en los demás grados.
La información de la Red de Alerta sobre Abuso de Drogas (DAWN) indica que, después de haber aumentado 78 por ciento entre 1990 y 1994, las visitas a las salas de emergencia, que fueron relacionadas a la cocaína, se mantuvieron al mismo nivel entre 1994 y 1996, con 152,433 episodios ligados a la cocaína reportados en 1996.


¿Cómo se usa la cocaína?

Las principales maneras de usar la cocaína son por vía oral, nasal, intravenosa y fumándola. Los términos callejeros en los Estados Unidos para estos usos respectivamente son "chewing" (mascando), "snorting" (inhalando o resoplando), "mainlining" (intravenosamente), "injecting" (inyectando), y "smoking" (fumando) (incluyendo el "freebase" y el "crack"). "Snorting" o inhalando es el proceso de inhalar el polvo de cocaína a través de la nariz, donde pasa directamente a la sangre a través de las membranas nasales. La inyección lleva la droga directamente a la sangre aumentando así su efecto. Cuando se fuma se inhala el vapor o el humo a los pulmones, donde la sangre lo absorbe a la misma velocidad que cuando se inyecta. También se puede aplicar a las membranas mucosas. Algunos usuarios combinan el polvo de la cocaína o "crack" con heroína para crear un "speedball."
El uso de la cocaína fluctúa entre uso casual o uso repetitivo o compulsivo, con una gran variedad de estilos entre estos dos extremos. No existe una forma segura para usar la cocaína. Cualquier tipo de uso puede llevar a absorber cantidades tóxicas de cocaína, lo que puede causar severas emergencias cardiovasculares o cerebrales que pueden resultar en una muerte súbita. El uso continuo de la cocaína, en cualquier forma, puede causar adicción y otras consecuencias negativas a la salud.


¿Cómo la cocaína produce sus efectos?

Muchos estudios se han realizado para entender la forma en que la cocaína produce los efectos placenteros y la razón por la que crea la adicción. Un mecanismo es a través de su efecto sobre las estructuras profundas del cerebro. Los científicos han descubierto que cuando se estimulan ciertas regiones del cerebro se produce una sensación de placer. Uno de los sistemas neurales que parece ser más afectado por la cocaína se origina en una región muy profunda del cerebro llamada el área ventral del tegmento (AVT). Las células nerviosas que se originan en la AVT se extienden a la región del cerebro conocida como "nucleus accumbens", una de las áreas claves del cerebro relacionada con el placer. Por ejemplo, en estudios con animales, todo lo que produce placer, como el agua, la comida, el sexo, y muchas drogas adictivas, aumenta la actividad en el "nucleus accumbens".
Los investigadores han descubierto que cuando se está realizando un acto de placer, las neuronas en el AVT aumentan la cantidad de secreción de la dopamina en el "nucleus accumbens". En el proceso normal de comunicación, una neurona segrega dopamina dentro de la sinapsis (pequeña abertura entre dos neuronas), donde se liga con proteínas específicas (llamadas receptores de dopamina) en la neurona adyacente y por lo tanto envía una señal a esa neurona. Las drogas de abuso pueden interferir con este proceso normal de comunicación. Por ejemplo, los científicos han descubierto que la cocaína bloquea la eliminación de la dopamina de la sinapsis lo que causa una acumulación de la misma. Esta acumulación de dopamina causa una estimulación continua de las neuronas receptoras, lo que probablemente produce la euforia que reportan los usuarios de la cocaína.
El abuso continuo de la cocaína a menudo crea la tolerancia. Esto significa que el cerebro va a necesitar una dosis cada vez mayor y más frecuente para obtener el mismo placer que cuando comenzó el uso de la droga. De acuerdo con estudios recientes, durante períodos de abstinencia del uso de la cocaína, el recuerdo de la euforia asociado con su uso o solamente referencias a la droga, puede causar el deseo incontrolable de usarla y la reincidencia en el uso de la misma aún después de largos períodos de abstinencia.

¿Cuáles son los efectos a corto plazo del abuso de la cocaína?

Los efectos de la cocaína se presentan casi inmediatamente después de su uso y desaparecen en cuestión de minutos u horas. Los que usan la cocaína en pequeñas cantidades (hasta 100 mg.) generalmente se sienten eufóricos, energéticos, conversadores y más alertos mentalmente, particularmente con relación a las sensaciones de la vista, el oído y el tacto. La cocaína también puede disminuir temporalmente los deseos de comer y dormir. Algunos usuarios sienten que la droga los ayuda a realizar algunas tareas físicas e intelectuales más rápido; sin embargo, a otros les produce el efecto opuesto.
La forma en que se administra la cocaína determina el tiempo que dura el efecto inmediato de euforia. Mientras más rápida es la absorción, más intenso es el "high". Pero también, cuanto más rápida sea la absorción, menor es el tiempo que dura el efecto de la droga. El "high" que produce la inhalación se demora en presentarse y puede durar de 15 a 30 minutos, mientras que el que se obtiene fumando, puede durar de 5 a 10 minutos.
Los efectos fisiológicos de corto plazo que produce la cocaína son: contracción de los vasos sanguíneos, dilatación de las pupilas, y aumento en la temperatura corporal, en el ritmo cardíaco y en la tensión arterial. Si se usan cantidades mayores (varios cientos de miligramos o más) se intensifica el "high" del usuario, pero también puede llevar a un comportamiento más extravagante, errático y violento. Estos usuarios pueden experimentar tremores, vértigos, espasmos musculares, paranoia y, con dosis consecutivas, una reacción tóxica muy similar al envenenamiento por anfetamina. Algunos usuarios reportan que se sienten intranquilos, irritables y sufren de ansiedad. En algunas ocasiones raras, la muerte súbita puede ocurrir cuando se usa la cocaína por primera vez o subsecuentemente sin avisar. Las muertes ocasionadas por la cocaína suelen ser ocasionadas por paros cardiacos o por convulsiones seguidas por un paro respiratorio.

¿Cuáles son los efectos de la cocaína a largo plazo?

La cocaína es una droga extremadamente adictiva. Una vez que un individuo prueba la cocaína le es muy difícil predecir o controlar a que extremo continuará usándola. Se cree que los efectos adictivos y estimulantes de la cocaína son principalmente el resultado de su habilidad para impedir la reabsorción de la dopamina por las células nerviosas. El cerebro emite la dopamina como un sistema de gratificación, y la misma es directa o indirectamente relacionada a las propiedades de adicción de todas las principales drogas de abuso.

Se puede desarrollar una tolerancia considerable al "high" de la droga y muchos adictos reportan que, aunque traten, no obtienen el mismo placer como cuando la usaron por primera vez. Algunos de los que la usan a menudo aumentan la dosis para intensificar y prolongar la euforia. Aunque puede ocurrir una tolerancia al "high," también los que la usan pueden desarrollar más sensibilidad ("sensitización") a los efectos anestésicos y convulsivos, sin tener que haber aumentado la dosis. Este aumento en la sensibilidad puede explicar por qué algunas muertes ocurren después del uso de dosis de cocaína relativamente pequeñas.

Cocaína en el cerebro: En el proceso normal de comunicación, la dopamina es segregada por una neurona a la sinapsis, donde se combina con los receptores de la dopamina en las neuronas adyacentes. Normalmente la dopamina se recicla a las neuronas transmisoras por una proteína especializada llamada el transportador de la dopamina. La cocaína se adhiere al transportador de la dopamina y bloquea el proceso normal de reciclaje, resultando en una acumulación de la dopamina en la sinapsis lo que contribuye a los efectos placenteros de la cocaína.


Cuando la cocaína se usa de corrido ("binge"), o sea repetidamente y en dosis cada vez más grandes, puede conducir a un estado de irritabilidad, inquietud y paranoia. Esto puede causar un episodio total de psicosis paranoide en que el individuo pierde el sentido de la realidad y sufre de alucinaciones auditivas.

¿Cuáles son las complicaciones médicas que resultan del abuso de la cocaína?

Hay una cantidad enorme de complicaciones médicas asociadas con el uso de la cocaína. Entre las más frecuentes se encuentran las cardiovasculares, tales como irregularidades en el ritmo del corazón y ataques cardíacos; los problemas respiratorios que causan dolores del pecho y fallos respiratorios; los efectos neurológicos que producen las embolias, convulsiones y dolores de cabeza; las complicaciones gastrointestinales que causan dolores abdominales y náuseas.

Varios tipos de ataques cardíacos han sido asociados al uso de la cocaína. Se sabe que esta droga ocasiona ritmos caóticos al corazón (fibrilación ventricular); acelera los latidos del corazón y la respiración; aumenta la tensión arterial y la temperatura del cuerpo. Los síntomas físicos pueden incluir visión nublada, dolor en el pecho, fiebre, espasmos musculares, convulsiones y coma.

Las reacciones adversas al uso de la cocaína fluctúan dependiendo de como se administra. Por ejemplo, cuando se inhala regularmente puede causar una pérdida del sentido del olfato, crear hemorragias nasales, problemas al tragar, ronquera y una irritación general del tabique nasal lo que puede producir una condición crónica de irritación y secreción de la nariz. Cuando se ingiere la cocaína puede causar gangrena en los intestinos porque reduce el flujo de la sangre. Además, las personas que se la inyectan, tienen marcas de pinchazos o "tracks", usualmente en los antebrazos. Los que la usan en las venas también pueden experimentar reacciones alérgicas, ya sea a la droga o a algunos de los componentes que le agregan a la cocaína en la calle y algunas veces estas reacciones pueden provocar la muerte. La cocaína tiende a reducir el consumo de alimentos, por lo tanto, el uso habitual causa la pérdida de apetito, de peso y la malnutrición.

Las investigaciones han demostrado que existe una interacción potencialmente peligrosa entre la cocaína y el alcohol. Cuando se usan conjuntamente, el organismo los convierte en etileno de cocaína. El efecto del etileno de cocaína en el cerebro es más largo y más toxico que cuando se usa la droga por sí sola. Aunque se necesitan más estudios, se debe tomar en consideración que de las muertes ocasionadas por las drogas, las más comunes son las ocasionadas por la combinación de la cocaína con el alcohol.

Efectos a corto plazo de la cocaína
Aumento de energía
Disminución de apetito
Agudeza mental
Aumento en las palpitaciones del corazón y la tensión arterial
Contracción de los vasos sanguíneos
Aumento de la temperatura
Dilatación de las pupilas

¿Corren peligro de contraer el SIDA/ VIH y la Hepatitis B y C aquellos que abusan de la cocaína?


Sí, los adictos a la cocaína, particularmente los que se inyectan, tienen un riesgo mayor de contraer enfermedades infecciosas, como la del virus de la inmunodeficiencia humana (SIDA/VIH) y la hepatitis. La realidad es que el uso de drogas ilícitas, incluyendo el "crack", es uno de los principales contribuyentes a los nuevos casos de VIH. La propagación del VIH debido al uso de drogas, se origina debido a la transmisión del virus al compartir agujas y otros objetos ("parafernalia") que usan los adictos que se inyectan. También se transmite indirectamente, por ejemplo, cuando una madre infectada con el VIH le transmite el virus a su hijo durante el embarazo. Esto es particularmente alarmante si se considera que las mujeres constituyen un 60 por ciento de los nuevos casos de SIDA. Las investigaciones demuestran que el uso de drogas también interfiere con el buen juicio para determinar los riesgos que se corre y, por lo tanto, los usuarios tienden a no tomar precauciones cuando tienen relaciones sexuales, a compartir agujas y otros instrumentos para inyectarse y al intercambio de sexo por drogas, tanto entre hombres como mujeres.

También se está viendo un aumento en la diseminación de la hepatitis C entre los adictos que se inyectan. Los estimados actuales indican que el porcentaje de infección en este segmento de la población es alrededor de un 65 al 90 por ciento. Por el momento no existe una vacuna para el virus de la hepatitis C, y el único tratamiento disponible es muy costoso, tiene muy poco éxito y, en muchos casos, tiene efectos secundarios muy serios.

Efectos de la cocaína a largo plazo
Adicción
Irritabilidad y cambios de temperamento
Intranquilidad
Paranoia
Alucinaciones auditivas

¿Cuáles son las consecuencias del uso de la cocaína por las mujeres embarazadas?


No se conocen totalmente los efectos del uso prenatal de la droga en los niños, pero muchos estudios científicos demuestran que los bebés de madres que usan la cocaína durante el embarazo nacen antes de tiempo, con bajo peso neonatal, cabezas de circunferencia menor y un tamaño más pequeño.

Es muy difícil estimar todas las consecuencias del uso de la droga por las mujeres embarazadas y es todavía más difícil determinar el peligro específico de una droga en particular sobre el feto, dado que generalmente usan más de una droga. Hay muchos factores que dificultan determinar el impacto directo del uso de la cocaína durante el período de gestación, tales como la cantidad y número de drogas que usa la madre, la falta de cuidado prenatal, el abuso y abandono de los niños debido al estilo de vida de la madre, el estado socioeconómico, mala nutrición de la madre, otros problemas de salud, y la posibilidad de haber sido expuesta a enfermedades de transmisión sexual. Los ejemplos anteriores sólo son una muestra de por qué es tan difícil determinar el impacto directo del uso prenatal de la cocaína en las madres y los hijos.

Muchos recordarán que en la década anterior los "bebés crack", o sea, los niños que nacen de madres adictas a la cocaína durante el embarazo, fueron declarados como una generación perdida. Se decía que esa generación iba a sufrir severos daños irreversibles, una menor inteligencia y habilidades sociales reducidas. Después se determinó que esto había sido una exageración, ya que la mayoría de los "bebés crack" parecían que se recuperaban bien. Sin embargo, no se debe interpretar como un signo positivo que estos niños parezcan normales. Con el uso de tecnología avanzada, los científicos están ahora descubriendo que cuando durante el desarrollo los fetos se exponen a la droga, se producen cambios pequeños, pero muy importantes para el futuro, en particular en lo relacionado con el comportamiento adecuado para el éxito en la escuela, como la habilidad de bloquear las distracciones y la concentración a largo plazo.

Consecuencias médicas del abuso de la cocaína

Efectos cardiovasculares

  • irregularidades en el ritmo cardíaco
  • ataques cardíacos

Efectos respiratorios

  • dolor en el pecho
  • paro respiratorio

Efectos neurológicos

  • embolias
  • convulsiones y dolores de cabeza

Complicaciones gastrointestinales

  • dolor abdominal
  • náusea

¿Qué tratamientos se consideran eficaces para los que abusan de la cocaína?

Durante las décadas de los ochenta y noventa hubo un aumento enorme en el número de individuos que buscaron tratamiento para la adicción a la cocaína. Con excepción del oeste y suroeste, los lugares donde se ofrecen tratamientos para la adicción en el resto del país reportan que la cocaína es la droga de más uso entre sus clientes. La mayoría de los individuos que buscan tratamiento fuman "crack", y usualmente abusan más de una droga. Debido al uso tan diseminado de la cocaína, se han destinado grandes esfuerzos al desarrollo de programas para el tratamiento de la adicción a esta droga. La adicción y abuso de la cocaína es un problema muy complejo que ocasiona cambios biológicos en el cerebro y afecta una diversidad de aspectos sociales, familiares y ambientales.
Por lo tanto, el tratamiento para la adicción a la cocaína es muy complicado y debe dirigirse a una variedad de problemas. Como cualquier buen plan de tratamiento, las estrategias del tratamiento para la adicción a la cocaína tienen que tomar en cuenta los aspectos sicológicos, sociales y farmacológicos del abuso de la droga por el paciente.

El enfoque farmacológico

En la actualidad no existe ningún medicamento específico para tratar la adicción a la cocaína. Por lo tanto, el NIDA está procediendo agresivamente a identificar y probar tratamientos nuevos. Se están investigando varios compuestos nuevos para determinar su seguridad y eficacia en el tratamiento a la adicción a la cocaína. Por ejemplo, una de las medicinas más prometedoras hasta la fecha, la selegelina, estaba siendo probada en estudios clínicos de la fase III en distintos lugares del país durante el año 1999. Estos estudios clínicos evalúan dos rutas nuevas para la administración de la selegelina -un parche transdermico y una píldora de difusión regulada- para determinar cuál de los tratamientos es el más eficaz. Los estudios clínicos también han demostrado que la "disulfiram", una medicina que ya se ha usado para combatir el alcoholismo, es efectiva para reducir el abuso de la cocaína. Debido a los cambios emocionales que ocurren al comenzar la abstinencia de la cocaína, las drogas antidepresivas ofrecen ciertos beneficios. Además de los problemas que existen para tratar la adicción, la sobredosis de la cocaína ocasiona muchas muertes todos los años, y se están desarrollando tratamientos médicos para tratar las emergencias ocasionadas por el abuso excesivo de la cocaína.


žIntervenciones en el comportamiento"

Se ha encontrado que muchos tratamientos de modificación del comportamiento son eficaces para tratar la adicción a la cocaína, incluyendo aquellos con o sin hospitalización. En efecto, las terapias de comportamiento a menudo son el único medio disponible para tratar muchos de los problemas relacionados con las drogas, incluyendo la adicción a la cocaína, para la que, por el momento, no existe ninguna medicina viable. Sin embargo, el enfoque más eficaz para tratar la adicción es la integración de los diferentes tipos de tratamientos. Es muy importante compaginar el mejor régimen de tratamiento con las necesidades del paciente. Esto puede incluir el añadir o quitar diferentes elementos o componentes de un tratamiento individual. Por ejemplo, si un individuo tiende a tener recaídas, se debe incorporar al programa el componente de recaídas. Un componente de la terapia de comportamiento que está demostrando resultados positivos en la población de adictos a la cocaína es la administración de las contingencias. La administración de las contingencias usa un sistema basado en comprobantes, a través del cual se otorgan premios al paciente por mantenerse en el tratamiento y continuar libre de cocaína. Los pacientes pueden ganar puntos si prueban, por medio de análisis de orina, que están limpios de drogas. Estos puntos se pueden cambiar por artículos que promulgan un estilo de vida saludable, tales como pertenecer a un gimnasio, o ir al cine, a cenar, etc.
La terapia cognoscitiva del comportamiento ("cognitive-behavioral") constituye otro enfoque. Esta terapia, que consiste en el conocimiento del comportamiento para enfrentarse al problema de la adicción, es un programa de corto plazo cuyo enfoque es ayudar a los adictos a la cocaína a través de la abstinencia a ésta y a otras substancias. La base de esta teoría es que los procesos de aprendizaje desempeñan un papel muy importante en el desarrollo y mantenimiento del abuso y la dependencia de la cocaína. Estos mismos procesos de aprendizaje podrían utilizarse para ayudar a los individuos a disminuir el uso de la droga. Esta orientación trata de ayudar a los pacientes a reconocer, evitar, y confrontar; es decir, a reconocer las situaciones en las que les es más propicio el uso de la cocaína, evitar estas situaciones cuando sea posible, y a aprender a manejar más eficientemente los problemas y comportamientos relacionados con el abuso de la droga. Vale la pena considerar esta terapia ya que es compatible con otros tratamientos que el paciente recibe, tales como la farmacoterapia.
Las comunidades terapéuticas, o programas residenciales con un período de tiempo determinado de 6 a 12 meses, ofrecen otra alternativa a los que necesitan de tratamiento para la adicción a la cocaína. Estas comunidades terapéuticas son muy completas, ya que enfocan la reincorporación de los individuos a la sociedad e incluyen programas de rehabilitación vocacional y otros servicios de apoyo. Las comunidades terapéuticas se usan generalmente para tratar pacientes con problemas más severos, tales como aquellos que al mismo tiempo tienen problemas mentales y comportamiento criminal.

¿Dónde se puede encontrar más información científica sobre el abuso y adicción de la cocaína?

Para aprender más sobre la cocaína y otras drogas de abuso, llame al Centro Nacional de Información sobre Alcohol y Drogas
al número 1-800-729-6686. Técnicos especializados están disponibles para ayudarle a identificar la información que necesite y dónde localizarla.
Se pueden ordenar folletos gratuitos en inglés o español sobre los efectos del abuso de las drogas en la salud y otros tópicos, llamando a NIDA INFOFAX al 1-888-NIH-NIDA (1-888-644-6432) o para los que tienen problemas auditivos, al 1-888-TTY-NIDA (1-888-889-6432.)
También se puede obtener información a través de la página de la Red en el internet de NIDA (http://www.nida.nih.gov) o de NCADI (http://www.health.org).
Instituto Nacional Sobre el Abuso de Drogas; Serie De Reportes
La Cocaína Abuso y Adicción

Glosario
Adicción: Una enfermedad crónica, con recaídas, caracterizadas por la búsqueda y el uso compulsivo de la droga, y por cambios neuroquímicos y moleculares en el cerebro.
Adicto a múltiples drogas ("polydrug user"): Individuo que usa más de una droga.
Anestésico: Un agente que causa insensibilidad al dolor.
Antidepresivos: Un grupo de drogas que se usa para el tratamiento de trastornos depresivos.
Coca: La planta "Eritroxilon", de la cual se obtiene la cocaína. También se refiere a las hojas de esta planta.
"Crack": El nombre abreviado que se le da a la forma de cocaína que se fuma.
"Craving" o antojo: Un deseo poderoso y a menudo incontrolable por las drogas.
Dependencia física: Un estado fisiológico adaptivo que ocurre con el uso continuo de la droga y que produce el síndrome de abstinencia o reajuste cuando se deja de usar la droga; usualmente ocurre cuando existe la tolerancia.
Dopamina: Un neurotransmisor presente en las regiones del cerebro que regulan el movimiento, la emoción, la motivación y las sensaciones de placer.
Etileno de cocaína: Un estimulante potente que se crea cuando el alcohol y la cocaína se usan conjuntamente.
Neurona: Célula nerviosa del cerebro.
"Rush": La sensación de placer inmediato después de administrarse ciertas drogas.
Síndrome de abstinencia o reajuste ("withdrawal"): La variedad de síntomas que se producen cuando se suspende o se reduce el uso de una droga adictiva.
Tolerancia: La condición que requiere que se administren dosis cada vez mayores de la droga para poder obtener el mismo efecto que cuando se usaron por primera vez. Usualmente está asociada con la dependencia física. Vértigo: Sensación de mareo.

Fuentes
Gold, Mark S. Cocaine (and Crack): Clinical Aspects (181-198), Substance Abuse: A Comprehensive Textbook, Third Edition, Lowinson, ed. Baltimore, MD: Williams & Wilkins, 1997.
Harvey, John A. y Kosofsky, Barry, eds. Cocaine: Effects on the Developing Brain. Annals of the New York Academy of Sciences, Volume 846, 1998.

 

INDICE

Nota del Director

¿Qué es la cocaína?

¿Qué es el "crack"?

¿Cuál es el alcance del uso de la cocaína en los Estados Unidos?

¿Cómo se usa la cocaína?

¿Cómo la cocaína produce sus efectos?

¿Cuáles son los efectos a corto plazo del abuso de la cocaína?

¿Cuáles son los efectos de la cocaína a largo plazo?

¿Cuáles son las complicaciones médicas que resultan del abuso de la cocaína?

¿Corren peligro de contraer el SIDA/VIH y la hepatitis B y C aquellos que abusan de la cocaína?

¿Cuáles son las consecuencias del uso de la cocaína por las mujeres embarazadas?

¿Qué tratamientos se consideran eficaces para los que abusan de la cocaína?

¿Dónde se puede encontrar más información científica sobre el abuso y adicción de la cocaína?

Glosario

Fuentes