Medicamentos de Prescripción: Abuso y Adicción
 






Nota del Director


La mayoría de las personas que toman medicamentos por prescripción médica, lo hacen de manera responsable. Sin embargo, el uso o abuso de drogas de prescripción sin razón médica continúa siendo una preocupación seria dentro del área de la salud pública. Cuando se abusan ciertas drogas de prescripción, como los opioides, los depresores del sistema nervioso central (SNC) y los estimulantes, éstos pueden alterar la actividad cerebral y llevar a la dependencia y posible adicción. En 1999 alrededor de 9 millones de personas de 12 años y mayores, utilizaron medicamentos de prescripción sin razones médicas. Más de un cuarto de ellas reportaron que utilizaron las drogas de prescripción por primera vez el año anterior por motivos no medicinales. Queremos revertir esta tendencia mediante el aumento de conocimiento y la promoción de investigación adicional sobre este tema. El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) ha desarrollado esta publicación para contestar las preguntas sobre las consecuencias del abuso de medicamentos comúnmente prescritos. Además de ofrecer información de lo que la investigación nos ha enseñado sobre la forma en que ciertos medicamentos afectan al cerebro y al cuerpo, esta publicación también examina las opciones de tratamiento. Esta publicación fue preparada para ayudar a los profesionales de la salud a discutir con sus pacientes las consecuencias del abuso de los medicamentos de prescripción. De acuerdo a una encuesta nacional reciente con médicos de familia y sus pacientes sobre el abuso de drogas, el 46.6 por ciento de los médicos indicaron que tenían dificultad en discutir con sus pacientes el abuso de medicamentos de prescripción. El abuso de medicamentos de prescripción no es un problema nuevo pero es uno que merece una atención renovada. Esperamos que este informe científico sea útil al público, especialmente a las personas que trabajan con pacientes de edad avanzada, quienes debido al gran número de medicamentos que tienen que tomar para tratar distintas condiciones médicas, pueden ser más susceptibles al uso incorrecto o al abuso de las medicinas de prescripción.

Alan I. Leshner, Ph.D.
Director Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas

¿ Cuáles son algunos de los medicamentos de prescripción comúnmente abusados?

A pesar de que muchos medicamentos recetados pueden ser abusados o mal usados, hay tres clases de drogas de prescripción que más frecuentemente se abusan:

* Opioides, que se recetan mayormente para tratar el dolor;

* Depresores del sistema nervioso central (SNC), que se utilizan para tratar la ansiedad y los trastornos del sueño;

* Estimulantes, que se recetan para tratar el trastorno del sueño llamado narcolepsia, el trastorno de hiperactividad con déficit de atención (ADHD) y la obesidad.

Opioides
¿ Qué son los opioides?

Los opioides se recetan frecuentemente por sus propiedades efectivas analgésicas de aliviar el dolor. Los medicamentos que pertenecen a esta clase -a veces conocidos como narcóticos- incluyen la morfina, codeína, y otras drogas analgésicas. Por ejemplo, la morfina se utiliza a menudo antes y después de la cirugía para aliviar un dolor severo. La codeína, por ser menos eficaz que la morfina, se utiliza para dolores menos agudos. Otros ejemplos de opioides que se pueden recetar para aliviar el dolor incluyen la oxicodona (OxyContin), propoxifeno (Darvon), hidrocodona (Vicodin) e hidromorfona (Dilaudid), así como la meperidina (Demerol) que se usa menos debido a sus efectos secundarios. Además de sus propiedades analgésicas, algunas de estas drogas, por ejemplo, la codeína y el difenoxilato (Lomotil), pueden ser utilizadas para aliviar la tos y la diarrea.



Fuente: Fuente: Oficina de Estudios Aplicados, Administración de Servicios sobre el Abuso de Drogas y Salud Mental. Encuesta Domiciliaria Nacional sobre el Abuso de Drogas, 1999.



¿ Cómo afectan los opioides al cerebro y al cuerpo?

L os opioides actúan adhiriéndose a proteínas específicas llamadas receptores de opioides, que se encuentran en el cerebro, la médula espinal, y el tracto gastrointestinal. Cuando estas drogas se adhieren a ciertos receptores de opioides, pueden bloquear la transmisión de los mensajes de dolor al cerebro. Además, los opioides pueden producir somnolencia, causar constipación, y dependiendo de la cantidad de la droga que se ha tomado, depresión respiratoria. Los opioides también pueden causar euforia porque afectan las regiones del cerebro que controlan lo que percibimos como placer.

¿ Cuáles son las posibles consecuencias del uso y del abuso de los opioides?

El uso habitual de los opioides puede resultar en una tolerancia a estas drogas, lo que significa que los usuarios tendrán que utilizar dosis mayores para lograr los mismos efectos iniciales. El uso a largo plazo también puede llevar a la dependencia física y a la adicción, es decir, que el cuerpo se adapta a la presencia de la droga y si su uso se reduce o se suspende, ocurren síntomas del síndrome de abstinencia. Los síntomas del síndrome de abstinencia incluyen desasosiego, dolores musculares y de los huesos, insomnio, diarrea, vómito, accesos repentinos de escalofríos con erizamiento de la piel ("cold turkey") y movimientos involuntarios de las piernas. Por último, una sola dosis grande de un opioide puede causar una severa depresión respiratoria que puede conducir a la muerte. Sin embargo, muchos estudios demuestran que el uso médico de opioides analgésicos debidamente administrados es seguro y rara vez causa adicción clínica, la que se define como el uso compulsivo, frecuentemente incontrolable, de las drogas. Los opioides, si se toman exactamente como se indica en la prescripción, pueden usarse para manejar el dolor eficazmente.

¿ Es riesgoso utilizar los opioides conjuntamente con otros medicamentos?

Los opioides se pueden utilizar sin riesgo conjuntamente con otros medicamentos solamente bajo supervisión médica. Normalmente no se deberían utilizar conjuntamente con otras sustancias que depriman el sistema nervioso central, tales como el alcohol, antihistamínicos, barbituratos, benzodiacepinas, o anestésicos generales, ya que tal combinación aumenta el riesgo de una depresión respiratoria que pone en peligro la vida.

Depresores del SNC
¿ Qué son los depresores del SNC?


Los depresores del SNC son sustancias que pueden disminuir la función normal del cerebro. Debido a esta propiedad, algunos depresores del SNC se utilizan para tratar la ansiedad y trastornos del sueño. Entre las medicinas comúnmente recetadas para estos problemas están las siguientes: * Barbituratos, como el mefobarbital (Mebaral) y el pentobarbital sódico (Nembutal) que se utilizan para tratar la ansiedad, tensión y trastornos del sueño. * Benzodiacepinas, como el diazepam (Valium), clorhidrato de clordiacepóxido (Librium) y el alprazolam (Xanax), que pueden ser prescritos para tratar la ansiedad, reacciones agudas de estrés y ataques de pánico; las benzodiacepinas más sedativas como el triazolam (Halción) y el estazolam (ProSom) que pueden ser recetadas para el tratamiento a corto plazo de los trastornos del sueño. En dosis más altas, algunos depresores del SNC pueden emplearse como anestésicos generales.

¿ Cómo actúan los depresores del SNC sobre el cerebro y el cuerpo?

Existen numerosos depresores del SNC, la mayoría de los cuales actúan sobre el cerebro afectando el neurotransmisor ácido gammaaminobutírico (GABA). Los neurotransmisores son sustancias químicas cerebrales que facilitan la comunicación entre las células cerebrales. El GABA funciona disminuyendo la actividad cerebral. Aunque las diferentes clases de depresores del SNC trabajan en maneras únicas, en definitiva es a través de su habilidad de aumentar la actividad del GABA que los depresores producen un efecto somnoliento o calmante que es beneficioso para aquellos que sufren de ansiedad o de trastornos del sueño.

¿ Cuáles son las posibles consecuencias del uso y abuso de los depresores del SNC?

A pesar de los muchos efectos beneficiosos de los barbituratos y benzodiacepinas, existe el potencial de que sean abusados y deben ser utilizados solamente de la manera prescrita. Durante los primeros días en que se comienza a tomar un depresor del SNC recetado, la persona generalmente se siente somnolienta y con falta de coordinación. Sin embargo, a medida que el cuerpo se va acostumbrando a los efectos de la droga, estas sensaciones empiezan a desaparecer. Si se usan estas drogas por largo tiempo, el cuerpo desarrolla una tolerancia hacia la droga y necesitará dosis más fuertes para lograr los mismos efectos iniciales. Además, el uso continuo puede conducir a la dependencia física y, cuando se reduce o interrumpe su uso, al síndrome de abstinencia. Como los depresores del SNC trabajan disminuyendo la actividad cerebral, cuando una persona deja de tomarlos, la actividad cerebral puede acelerarse fuera de control pudiendo producir convulsiones u otras consecuencias dañinas. A pesar de que el síndrome de abstinencia de las benzodiacepinas puede ser problemático, rara vez es fatal, mientras que el síndrome de abstinencia después del uso prolongado de otros depresores del SNC puede causar complicaciones que ponen en peligro la vida del usuario. Por lo tanto, cuando una persona está pensando descontinuar la terapia basada en algún depresor del SNC o está sufriendo del síndrome de abstinencia de este medicamento, debe hablar con un profesional de la salud o buscar tratamiento médico.

¿ Es peligroso utilizar los depresores del SNC conjuntamente con otros medicamentos?

Los depresores del SNC deberán ser utilizados con otros medicamentos únicamente bajo supervisión médica. Por lo general no deben ser combinados con ningún otro medicamento o sustancia que cause una depresión del SNC, incluyendo medicamentos recetados para aliviar el dolor, algunos medicamentos para la tos y alergias que no requieren receta médica, o con el alcohol. Si se usan los depresores del SNC con estas otras sustancias, especialmente con el alcohol, pueden disminuir la respiración o incluso disminuir ambos, el ritmo cardíaco y la respiración, lo que pudiera ocasionar la muerte.

Estimulantes
¿ Qué son los estimulantes?

Como el nombre sugiere, los estimulantes son una clase de drogas que intensifican la actividad cerebral, ocasionan un aumento en la agudeza mental, en la atención y en la energía, que son acompañados por un alza en la presión arterial y un aumento en la velocidad del corazón y en la respiración. Históricamente los estimulantes se utilizaban para tratar el asma y otros problemas respiratorios, la obesidad, trastornos neurológicos y una variedad de otras dolencias. Sin embargo, al hacerse aparente su potencial para el abuso y la adicción, el uso médico de los estimulantes comenzó a disminuir. Ahora, los estimulantes solamente son prescritos para el tratamiento de unas pocas condiciones médicas como la narcolepsia, la hiperactividad con déficit de atención y para casos de depresión que no han respondido a otros tratamientos. Se pueden usar los estimulantes como supresores del apetito para un tratamiento a corto plazo para la obesidad y también para pacientes asmáticos.

¿ Cómo afectan los estimulantes al cerebro y al cuerpo?

Los estimulantes, como la dextroanfetamina (Dexedrine) y el metilfenidato (Ritalín), tienen una estructura química similar a la de una familia clave de neurotransmisores cerebrales llamados monoaminas, que incluyen la norepinefrina y la dopamina. Los estimulantes aumentan la cantidad de estas sustancias químicas en el cerebro. Esto, a su vez, aumenta la presión arterial y la velocidad del corazón, oprime los vasos sanguíneos, aumenta la glucosa en la sangre y abre los conductos del sistema respiratorio. Además, el aumento en la dopamina está asociado con un sentimiento eufórico que puede acompañar al uso de estas drogas.


¿ Cuáles pueden ser las consecuencias del uso y abuso de los estimulantes?

Las consecuencias del abuso de estimulantes pueden ser peligrosas. Aunque su uso tal vez no lleve a la dependencia física y al síndrome de abstinencia, los estimulantes pueden ser adictivos en el sentido de que las personas comienzan a usarlos compulsivamente. Cuando se toman dosis altas de algunos estimulantes repetidamente durante un corto período de tiempo, se pueden producir sentimientos de hostilidad o de paranoia. Además, el uso de dosis altas de un estimulante puede ocasionar que la temperatura del cuerpo suba peligrosamente y causar latidos irregulares del corazón. También existe la posibilidad de un fallo cardiovascular o convulsiones letales.

¿ Es peligroso utilizar estimulantes conjuntamente con otros medicamentos?

Los estimulantes deberían utilizarse conjuntamente con otros medicamentos sólo cuando el paciente está bajo supervisión médica. Por ejemplo, se puede recetar un estimulante a un paciente que esté tomando un antidepresivo. Sin embargo, los profesionales de la salud y los pacientes deben tomar en cuenta que los antidepresivos aumentan los efectos del estimulante. Los pacientes también deben estar conscientes de que los estimulantes no deberían ser tomados conjuntamente con remedios para la gripe que se venden sin prescripción médica y que contengan descongestionantes ya que esta combinación puede alzar peligrosamente la presión arterial o puede resultar en ritmos cardíacos irregulares


Tendencias en el abuso de los medicamentos de prescripción

Varios indicadores sugieren que el abuso de los medicamentos de prescripción está creciendo en los Estados Unidos. De acuerdo con la Encuesta Domiciliaria Nacional sobre el Abuso de Drogas realizada en 1999, aproximadamente 1.6 millones de personas utilizaron analgésicos de prescripción por primera vez en 1998 sin tener una razón médica. Esto representa un aumento significante de la década de los ochenta, en la que generalmente había menos de 500,000 personas que anualmente usaron estas drogas por primera vez sin tener razones médicas. Desde 1990 hasta 1998, el número de nuevos usuarios de analgésicos aumentó en un 181 por ciento; el número de personas que comenzó a utilizar tranquilizantes aumentó en un 132 por ciento; el número de nuevos usuarios de depresores aumentó en un 90 por ciento; y las personas usando estimulantes por primera vez aumentaron en un 165 por ciento. En 1999, alrededor de 4 millones de personas - casi el 2 por ciento de la población de 12 años de edad en adelante - reportaron "uso actual" (en el mes anterior) de drogas de prescripción por razones no médicas: analgésicos (2.6 millones de usuarios), depresores y tranquilizantes (1.3 millones de usuarios) y estimulantes (0.9 millones de usuarios).

Aunque el abuso de drogas de prescripción afecta a muchos norteamericanos, hay algunas tendencias preocupantes que se pueden observar entre los adultos de edad más avanzada, los adolescentes y las mujeres. Además, es posible que los profesionales en el campo de la salud - incluyendo médicos, enfermeras, farmacéuticos, dentistas, anestesiólogos y veterinarios - tengan un riesgo mayor de abuso de drogas de prescripción debido al acceso fácil que tienen a las mismas, así como por la facultad para autorecetarse estas drogas. A pesar de este riesgo aumentado, las encuestas recientes e investigaciones realizadas a principio de la década de los noventa indican que los profesionales de la salud probablemente abusan de sustancias ilegales, incluyendo alcohol y drogas, en una tasa similar a la de la sociedad en general, o sea, alrededor del 8 al 12 por ciento.

Adultos de edad avanzada

Es posible que el uso indebido de drogas de prescripción sea la forma más común de abuso de drogas entre las personas de edad avanzada. Las personas mayores utilizan medicamentos de prescripción aproximadamente tres veces más que la población en general y se ha encontrado que son las que tienen las tasas más bajas siguiendo las instrucciones para tomar un medicamento. Además, datos del Sistema de Hospitales de la Oficina de Asuntos de los Veteranos de Guerra sugieren que es posible que a los pacientes mayores se les recete dosis innecesariamente altas de medicamentos, tales como las benzodiacepinas, y que a veces se les prescriben estos medicamentos por períodos más extendidos que a adultos más jóvenes. En general, a las personas de edad más avanzada se les debería prescribir dosis menores de medicamentos porque la habilidad del cuerpo para 'metabolizar' muchos medicamentos disminuye con la edad.

Probablemente existe una relación entre la morbosidad causada por la edad y el abuso de medicamentos de prescripción. Por ejemplo, las personas mayores que toman benzodiacepinas tienen un riesgo mayor de sufrir caídas que causen fracturas de las caderas y de las piernas así como de tener accidentes de tránsito. El deterioro cognitivo también está asociado con el uso de la benzodiacepina, aunque es viable que el deterioro de la memoria sea reversible una vez que se descontinúa la droga. Finalmente, no se recomienda el uso de benzodiacepinas por más de cuatro meses para personas mayores debido a la posibilidad de crear una dependencia física.



Fuente: Oficina de Estudios Aplicados, Administración de Servicios sobre el Abuso de Drogas y Salud Mental. Encuesta Domiciliaria Nacional sobre el Abuso de Drogas, 1999.

Adolescentes y adultos jóvenes

L os datos de la Encuesta Domiciliaria Nacional sobre el Abuso de Drogas indican que el aumento más dramático en el número de nuevos usuarios de medicamentos de prescripción por razones no médicas, ocurre en el grupo de adolescentes de 12 a 17 años y entre los jóvenes de 18 a 25 años. Además, el grupo de adolescentes entre12 y 14 años de edad informó que las drogas sicoterapéuticas (por ejemplo, los analgésicos o estimulantes) constituían una de las dos drogas que más se utilizaban. El Estudio de Observación del Futuro de 1999 mostró que en el caso de barbituratos, tranquilizantes y narcóticos, exceptuando la heroína, la disminución a largo plazo en el uso entre jóvenes adultos en la década de los ochenta se niveló a principios de los noventa, con pequeños aumentos otra vez entre la mitad y finales de los noventa. Por ejemplo, el uso de metilfenidato (Ritalín) entre los estudiantes de secundaria aumentó de una frecuencia anual (uso de la droga en el año anterior) del 0.1 por ciento en 1992 a una frecuencia anual del 2.8 por ciento en 1997, antes de nivelarse.

También parece que el uso sin razón médica de analgésicos como la oxicodona con aspirina (Percodan) y la hidrocodona (Vicodín) está aumentando entre los estudiantes universitarios. La Red de Alerta sobre Abuso de Drogas de 1999, que acumula datos sobre las visitas relacionadas con las drogas a las salas de emergencia de los hospitales, reportó que el uso de la hidrocodona como la causa de la visita a la sala de emergencia aumentó en un 37 por ciento entre los grupos de todas las edades desde 1997 a 1999. Los casos relacionados con la benzodiacepina clonazepan (Klonopín) aumentaron en un 102 por ciento desde 1992.

Diferencias de acuerdo al sexo

L os estudios sugieren que es más probable que se recete un medicamento de prescripción susceptible de ser abusado - particularmente los narcóticos y las drogas antiansiedad - a una mujer que a un hombre. En algunos casos, la probabilidad es 48 por ciento mayor. En general, tanto los hombres como las mujeres tienen aproximadamente las mismas tasas de uso no médico de drogas de prescripción. Hay una excepción en el grupo de adolescentes de 12 a 17 años. En este grupo, es más probable que sean las mujeres más que los hombres las que utilicen drogas sicoterapéuticas por razones no médicas. Además, la investigación ha mostrado que las mujeres y los hombres que utilizan opioides de prescripción tienen la misma probabilidad de volverse adictos. Sin embargo, entre las mujeres y los hombres que usan ya sea un depresor, una droga antiansiedad, o un hipnótico, las mujeres tienen casi el doble de probabilidad de convertirse en adictas.


Cómo prevenir y detectar el abuso de los medicamentos de prescripción

A unque la mayoría de los pacientes utilizan los medicamentos de la manera indicada, el abuso y la adicción a las drogas de prescripción constituyen un problema de salud pública para muchos norteamericanos. Sin embargo, las personas que utilizan los analgésicos, los depresores del SNC o los estimulantes rara vez se vuelven adictas si los toman de acuerdo a las indicaciones médicas. El riesgo de la adicción existe cuando estos medicamentos son utilizados de manera diferente a la prescrita. Los profesionales de la salud, como los médicos de familia, las enfermeras y los farmacéuticos, al igual que los pacientes, pueden desempeñar un papel en la prevención y la detección del abuso de los medicamentos de prescripción.


Cómo determinar el abuso de los medicamentos de prescripción:
cuatro simples preguntas para usted y su médico

* ¿Ha sentido alguna vez la necesidad de disminuir el uso de un medicamento de prescripción?

* ¿Se ha molestado alguna vez por comentarios de sus amigos o seres queridos con referencia a su uso de medicamentos de prescripción?

* ¿Se ha sentido alguna vez culpable o arrepentido por su uso de medicinas de prescripción?

* ¿Ha usado alguna vez medicinas de prescripción como un medio para "seguir adelante" o para "calmarse"?

Adaptado de "Detecting Alcoholism: The Cage Questionnaire" por Ewing, J.A. Journal of the American Medical Association 252(14):1905-1907, 1984.

El papel de los profesionales de la salud

Alrededor del 70 por ciento de norteamericanos - aproximadamente 191 millones de personas - visitan a un profesional de la salud, como el médico de familia, por lo menos una vez cada dos años. Por lo tanto, los profesionales de la salud están en una posición única no solamente de prescribir los medicamentos necesarios de manera apropiada, sino también de identificar el abuso de los medicamentos de prescripción si existiese, y de ayudar al paciente a reconocer el problema, poner metas para su recuperación y buscar un tratamiento adecuado, si fuese necesario. Durante el historial clínico de rutina que se realiza, se puede explorar la posibilidad del abuso de las drogas mediante preguntas al paciente sobre los medicamentos, con o sin prescripción, que está tomando y la razón porque los toma. También se pueden efectuar otros estudios si el paciente presentase síntomas específicos asociados con el abuso de alguna droga.


Con el tiempo, los profesionales deben darse cuenta de cualquier aumento rápido en la cantidad de medicación requerida - lo que puede indicar que el paciente ha desarrollado tolerancia a la droga - o de pedidos frecuentes para rellenar la prescripción antes de la fecha en que la cantidad prescrita debería terminarse. También deben estar atentos al hecho que las personas adictas a los medicamentos de prescripción pueden implicarse en el juego de "saltar de un médico a otro" ("alternar doctores"), es decir, van de un médico a otro tratando de obtener prescripciones múltiples para la droga que abusan.
Prevenir o parar el abuso de los medicamentos de prescripción es muy importante para el cuidado del paciente. Sin embargo, los profesionales de la salud no deben evitar prescribir o administrar depresores fuertes del SNC y analgésicos, si éstos son necesarios. (Vea el cuadro sobre el dolor y la opiofobia.)

El dolor y la opiofobia
Se estima que más de 50 millones de norteamericanos sufren de dolor crónico. Los profesionales de salud pública han luchado con un dilema: cómo aliviar debidamente el sufrimiento de un paciente y al mismo tiempo evitar la posibilidad de que el paciente se vuelva adicto a la medicina para el dolor.

Muchos profesionales de la salud no recetan suficientes analgésicos porque ellos sobrestiman el potencial de los pacientes de convertirse en adictos a medicamentos como la morfina y la codeína. A pesar de que estas drogas tienen más posibilidad de crear adicción, las investigaciones han demostrado que la preocupación de estos profesionales de que los pacientes se puedan convertir en adictos a los medicamentos para el dolor no está bien fundada. Este miedo de recetar medicamentos con opioides para combatir el dolor se conoce como opiofobia.

Muchos pacientes a los que se les recetan opioides para el dolor, incluyendo los que están bajo una terapia a largo plazo, no se convierten en adictos a estas drogas. Los pocos pacientes que sí desarrollan una marcada y rápida tolerancia hacia la adicción a los opioides generalmente tienen un historial de problemas sicológicos o de abuso de drogas. Realmente los estudios han demostrado que el potencial para el abuso de los opioides generalmente es bajo entre los pacientes voluntarios saludables que no abusan de las drogas. Un estudio reveló que solamente 4 pacientes de un grupo de alrededor de 12,000 a quienes se les dieron opioides para un dolor agudo, se volvieron adictos. En un estudio de 38 pacientes con dolor crónico, la mayoría de los cuales recibieron opioides por un periodo de 4 a 7 años, solamente 2 pacientes se volvieron adictos, y ambos tenían un historial de abuso de drogas.

Los problemas que resultan de no recetar la cantidad necesaria de opioides y el consiguiente sufrimiento de millones de pacientes que no reciben el tratamiento adecuado para aliviar el dolor ha llevado a que se desarrolle una guía para el tratamiento del dolor. Esta guía puede terminar la tendencia de subestimar la dosis del medicamento pero todavía es necesario encontrar formas alternativas para el control del dolor. Científicos financiados por NIDA continúan en la búsqueda de nuevos medios para controlar el dolor y desarrollar nuevas medicinas para el dolor que sean efectivas pero que no tengan el potencial para la adicción.


Papel del farmacéutico

Los farmacéuticos desempeñan un papel clave en la prevención del mal uso o abuso de los medicamentos de prescripción dando consejos e información clara sobre la manera apropiada de tomar un medicamento, los posibles efectos del mismo, y cualquier interacción con otras drogas. Los farmacéuticos pueden prevenir el fraude de prescripciones médicas verificando si las recetas son falsas o han sido alteradas. Muchas farmacias han desarrollado líneas de emergencia ("hotlines") para alertar a otras farmacias del área cuando detectan un fraude.

Papel que desempeñan los pacientes

Hay varias maneras en que los pacientes pueden prevenir el abuso de medicamentos de prescripción. Cuando visiten al médico, deberán proporcionarle su historia clínica completa y una descripción de la razón de su visita para asegurar que el médico comprenda su problema y pueda prescribir el medicamento apropiado. Si el médico le receta un analgésico, estimulante o depresor del SNC, siga cuidadosamente las instrucciones para su uso y aprenda cuáles son los efectos secundarios que la droga puede tener, especialmente durante los primeros días en que el cuerpo se está adaptando al medicamento. También debe leer toda la información que le dé el farmacéutico para conocer todas las interacciones potenciales que el medicamento pueda tener con otras drogas. Igualmente, no deberá aumentar o disminuir la dosis o dejar de tomarla repentinamente sin antes consultar con un profesional de la salud. Por ejemplo, si está tomando un analgésico para un dolor crónico y siente que el medicamento ya no tiene la misma eficacia para controlar el dolor, deberá primero hablar con su médico y no aumentar la dosis por su cuenta. Finalmente, nunca utilice la receta de otra persona.


Cómo se trata la adicción a los medicamentos de prescripción


Años de investigación muestran que la adicción a cualquier droga, sea ilícita o prescrita, es una enfermedad del cerebro que, al igual que cualquier otra enfermedad crónica, puede ser tratada eficazmente. El tratamiento debe tomar en cuenta el tipo de droga utilizado y las necesidades de la persona. Para tener éxito, tal vez sea necesario que el tratamiento incorpore algunos componentes, por ejemplo, la terapia conjuntamente con un medicamento prescrito, y puede ser que se necesiten múltiples rondas de tratamiento antes de que el paciente logre una recuperación total.

Las dos categorías principales de tratamiento para la drogadicción son el de la conducta y el farmacológico. Los tratamientos de la conducta enseñan a las personas a funcionar sin las drogas, cómo manejar los deseos por las drogas, cómo evitar las drogas y las situaciones que conlleven a su uso, cómo prevenir una recaída y cómo manejar una recaída si ocurriese. Cuando los tratamientos de la conducta - como la terapia individual, de grupo o familiar, el manejo de contingencias y las terapias de la conducta cognitiva - se administran correctamente, también ayudan a los pacientes a mejorar sus relaciones personales y su capacidad para funcionar en el trabajo y en la comunidad.

También se pueden utilizar medicamentos para tratar algunas Adicciónes, como la adicción a los opioides. Estos tratamientos farmacológicos combaten los efectos de la droga sobre el cerebro y la conducta. También se pueden utilizar medicamentos para aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia, para tratar una sobredosis o para ayudar a vencer los deseos por la droga. Aunque individualmente un enfoque farmacológico o uno de la conducta pueden ser efectivos para tratar la drogadicción, las investigaciones demuestran que la combinación de los dos - cuando es posible - es más efectiva.


Cómo tratar la adicción a los opioides de prescripción

Hay varias opciones disponibles para el tratamiento efectivo de la adicción a los opioides de prescripción. Estas opciones se derivan de la experiencia y de las investigaciones relacionadas con el tratamiento de la adicción a la heroína. Estas opciones incluyen medicamentos como la metadona y el LAAM (levo-alfa-acetilmetadol) y enfoques que utilizan la terapia de la conducta.

Un precursor útil al tratamiento a largo plazo de la adicción a los opioides es la desintoxicación. La desintoxicación en sí no es un tratamiento para la adicción a los opioides. Más bien su objetivo primordial es el de aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia mientras que el paciente se ajusta a no usar drogas. Para ser efectiva, la desintoxicación deberá preceder a un tratamiento a largo plazo que requiera la abstinencia completa o que incorpore un medicamento, como la metadona, al plan de tratamiento.

La metadona es un opioide sintético que bloquea los efectos de la heroína y de otros opioides, elimina los síntomas del síndrome de abstinencia y alivia los deseos por la droga. Ha sido utilizada con éxito por más de 30 años para tratar a personas adictas a los opioides. Otros medicamentos incluyen el LAAM, una alternativa a la metadona que bloquea los efectos de los opioides por 72 horas, y la naltrexona, un bloqueador de opioides que a menudo se emplea en las personas altamente motivadas en los programas de tratamiento que promueven la abstinencia total. Se está esperando la aprobación de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de los Estados Unidos para la buprenorfina, otro medicamento efectivo para el tratamiento de la adicción a los opioides. Finalmente, la naloxona, que contrarresta los efectos de los opioides, se utiliza para tratar los casos de sobredosis.



Centro Nacional de Adicción y Abuso de Drogas en la Universidad de Columbia (CASA). Oportunidad Perdida: Encuesta Nacional a Médicos de Cuidados Primarios y a Pacientes sobre el Abuso de Drogas. Nueva York: CASA, 2000.


¿ Cómo se trata la adicción a los depresores del SNC?

L os pacientes adictos a los barbituratos y a las benzodiacepinas no deberán intentar dejarlos por su cuenta ya que el síndrome de abstinencia de estas drogas puede ser problemático, y en el caso de ciertos depresores del SNC, puede poner en peligro sus vidas. Aunque no existe ningún cuerpo extensivo de estudios con relación al tratamiento de la adicción a los barbituratos y las benzodiacepinas, los pacientes adictos a estos medicamentos deben someterse a una desintoxicación bajo supervisión médica ya que la dosis debe disminuirse gradualmente. La sicoterapia para el paciente dentro o fuera del hospital puede servir de ayuda durante este proceso. También se ha utilizado con éxito la terapia de la conducta cognitiva para ayudar a que las personas se adapten a su renuncia al uso de las benzodiacepinas. Frecuentemente el abuso de los barbituratos ocurre en conjunto con el abuso de otra sustancia o droga, como el alcohol o la cocaína. En estos casos de abuso de múltiples drogas, el enfoque del tratamiento deberá dirigirse a las Adicciónes múltiples.

¿ Cómo se trata la adicción a los estimulantes de prescripción?

El tratamiento para la adicción a los estimulantes de prescripción como el Ritalín, frecuentemente se basa en terapias de la conducta que han demostrado ser efectivas para el tratamiento de la adicción a la cocaína o a las metanfetaminas. Por el momento no existen medicamentos cuya eficacia ha sido probada para el tratamiento de la adicción a los estimulantes. Sin embargo, los antidepresivos pueden ayudar con los síntomas de depresión que pueden acompañar los primeros días de abstinencia de los estimulantes. Dependiendo de la situación del paciente, los primeros pasos para tratar la adicción a los estimulantes de prescripción pueden ser la reducción gradual de la dosis de la droga, al mismo tiempo que se tratan los síntomas del síndrome de abstinencia. Se puede seguir al proceso de la desintoxicación con una de las muchas terapias de la conducta. Por ejemplo, la del manejo de las contingencias utiliza un sistema que permite que los pacientes obtengan comprobantes por los análisis de orina que no muestren vestigios de drogas. Estos comprobantes se pueden cambiar por objetos que promueven una manera de vivir saludable. Otro enfoque conductual es la intervención de la conducta cognitiva que consiste en modificar la manera de pensar, las expectativas y el comportamiento del paciente al mismo tiempo que se le aumenta la habilidad para enfrentarse a las diferentes presiones de la vida. Los grupos de apoyo para la recuperación también pueden ser efectivos en conjunto con la terapia de la conducta.


Algunos medicamentos comúnmente prescritos: usos y consecuencias

OPIOIDES


* Oxicodona (OxyContin)
* Propoxifeno (Darvon)
* Hidrocodona (Vicodin)
* Hidromorfona (Dilaudid)
* Meperidina (Demerol)
* Difenoxilato (Lomotil)

Generalmente se prescriben para:
* Alivio para el dolor postoperatorio
* Manejo de dolor agudo o crónico
* Alivio para la tos y diarrea

En el cuerpo
Los opioides se adhieren a los receptores de opioides en el cerebro y en la médula espinal bloqueando la transmisión de los mensajes de dolor al cerebro.

Efectos del uso a corto plazo
* Mensajes de dolor bloqueados
* Somnolencia
* Estreñimiento
* Depresión respiratoria (dependiendo de la dosis)

Efectos del uso a largo plazo
* Potencial para desarrollar tolerancia, dependencia física, síndrome de abstinencia, y/o adicción

Posibles efectos negativos
Depresión respiratoria severa o muerte después de una sola dosis grande

No deben combinarse con:
Otras sustancias que causen depresión en el SNC, incluyendo:
* Alcohol
* Antihistamínicos
* Barbituratos
* Benzodiacepinas
* Anestésicos generales


DEPRESORES DEL SNC Barbituratos


* Mefobarbital (Mebaral)
* Pentobarbital sódico (Nembutal) Benzodiacepinas
* Diazepam (Valium)
* Clorhidrato de clordiacepóxido (Librium)
* Alprazolam (Xanax)
* Triazolam (Halción)
* Estazolam (ProSom)

Generalmente se prescriben para:
* Ansiedad
* Tensión
* Ataques de pánico
* Reacciones agudas de estrés
* Trastornos del sueño
* Anestesia (en dosis altas)

En el cuerpo
Los depresores del SNC disminuyen la actividad cerebral actuando sobre el sistema GABA y de esta manera producen un efecto calmante.

Efectos del uso a corto plazo
* Una sensación de somnolencia y falta de coordinación durante los primeros días; una vez que el cuerpo se acostumbra a los efectos, o desarrolla una tolerancia, estas sensaciones disminuyen

Efectos del uso a largo plazo
Potencial para desarrollar tolerancia, dependencia física, síndrome de abstinencia, y/o adicción

Posibles efectos negativos
* Convulsiones cuando la actividad cerebral rebota después de reducir o descontinuar el uso del depresor

No deben combinarse con:
Otras sustancias que causen depresión en el SNC, incluyendo:
* Alcohol
* Medicamentos opioides de prescripción para el dolor
* Ciertos medicamentos para la alergia y la gripe que no requieren prescripción

ESTIMULANTES

* Dextroanfetamina (Dexedrine)
* Metilfenidato (Retalín)
* Hidrocloruro de sibutramina monohidratado (Meridia)

Generalmente se prescriben para:
* Narcolepsia
* Trastorno de hiperactividad con déficit de atención (ADHD)
* Depresión que no responde a otros tratamientos
* Tratamiento a corto plazo para la obesidad
* Asma

En el cuerpo
Los estimulantes intensifican la actividad cerebral provocando un aumento en la agudeza mental y en el nivel de atención y de energía.

Efectos del uso a corto plazo
* Eleva la presión arterial
* Acelera los latidos del corazón
* Aumenta la respiración
* Reduce el apetito
* Privación del sueño

Efectos del uso a largo plazo
* Potencial para crear una adicción

Posibles efectos negativos
* Temperaturas corporales peligrosamente altas o un ritmo cardíaco irregular después de tomar dosis elevadas
* Fallo cardiovascular o convulsiones letales
* En el caso de algunos estimulantes, hostilidad o sentimientos de paranoia después de tomar repetidas dosis altas en un corto período de tiempo

No deben combinarse con:
* Medicamentos para la gripe que contengan descongestionantes que no requieren prescripción
* Antidepresivos, excepto bajo supervisión médica
* Algunos medicamentos para el asma

Glosario
-Abuso de múltiples drogas: El abuso de dos o más drogas al mismo tiempo, por ejemplo el abuso de depresores del sistema nervioso central (SNC) conjuntamente con el abuso del alcohol.
-Abuso de medicinas de prescripción: El uso intencional de un medicamento de manera distinta a la recetada para su uso.
-Adicción: Una enfermedad crónica con recaídas caracterizada por la búsqueda y el uso compulsivo de la droga, y por cambios neuroquímicos y moleculares en el cerebro.
-Barbiturato: Un tipo de depresor del SNC que usualmente se receta para inducir el sueño.
-Benzodiacepinas: Un tipo de depresor del SNC que se prescribe para aliviar la ansiedad y que está entre las medicinas que más se recetan. Se incluyen en esta categoría el Valium y el Librium.
-Buprenorfina: Un medicamento nuevo pendiente de aprobación por la FDA para uso en el tratamiento de la adicción a los opioides, que actúa bloqueando los efectos de estas drogas en el cerebro.
-Dependencia física: Un estado fisiológico adaptivo que ocurre con el uso continuo de la droga y que produce el síndrome de abstinencia cuando se deja de usar la droga; usualmente ocurre cuando existe la tolerancia.
-Depresores del SNC: Un tipo de droga que disminuye la función del SNC, algunas de las cuáles se usan para tratar la ansiedad y los trastornos del sueño. Se encuentran en esta categoría los barbituratos y las benzodiacepinas.
-Desintoxicación: El proceso que permite al cuerpo liberarse de una droga mientras maneja el síndrome de abstinencia; generalmente es el primer paso en un programa de tratamiento de las drogas.
-Disminución respiratoria: Una reducción en la respiración que disminuye el oxígeno disponible a los órganos vitales.
-Dopamina: Un neurotransmisor presente en las regiones del cerebro que regulan el movimiento, la emoción, la motivación, y las sensaciones de placer.
-Drogas sicoterapéuticas: Drogas que afectan la función del cerebro y que comúnmente se usan para tratar las afecciones siquiátricas; éstas pueden incluir los opioides, los depresores del SNC y los estimulantes.
-Estimulantes: Drogas que aumentan la actividad del cerebro y la velocidad del corazón, la presión arterial y la respiración; se usan para tratar solamente unas cuantas afecciones, tales como la narcolepsia y la hiperactividad con déficit de atención.
-LAAM (levo-alfa-acetilmetadol): Un medicamento aprobado para el tratamiento de la adicción al opiáceo. Se toma 3 o 4 veces a la semana.
-Metadona: Un medicamento sintético de acción prolongada que es efectivo en el tratamiento de la adicción a los opiodes.
Narcolepsia: Un trastorno caracterizado por episodios incontrolables de sueño profundo.
Norepinefrina: Un neurotransmisor que se encuentra en ciertas áreas del cerebro y de las glándulas adrenales; disminuye las contracciones de los músculos lisos y aumenta la velocidad del corazón; a menudo se libera en respuesta a la hipotensión o al estrés.
Opiofobia: El miedo infundado de los profesionales de la salud a que los pacientes se vuelvan físicamente dependientes o adictos a los opioides aún cuando los usen adecuadamente y esto los puede llevar a no recetar la cantidad necesaria de opioides para el tratamiento del dolor.
Opioides: Drogas controladas o narcóticos que usualmente se prescriben para la administración del dolor; químicos naturales o sintéticos basados en el componente activo del opio -morfina- que funcionan copiando las acciones de los químicos analgésicos producidos por el cuerpo.
Síndrome de abstinencia ("withdrawal"): La variedad de síntomas que se producen cuando se suspende o se reduce el uso crónico de una droga.
Sistema nervioso central (SNC): El cerebro y la médula espinal.
Tolerancia: La condición que requiere que se administren dosis cada vez mayores de la droga para poder obtener el mismo efecto que cuando se comenzaron a usar.
Tranquilizantes: Drogas que se recetan para ocasionar el sueño o reducir la ansiedad; la clasificación de la Encuesta Domiciliaria Nacional sobre el Abuso de Drogas incluye las benzodiacepinas, los barbituratos y otros tipos de depresores del SNC.
Uso indebido de medicinas de prescripción: Tomar una medicina en una forma que no fue como la recetaron o para una condición diferente a la indicada.

Referencias
American Psychiatric Association. Benzodiazepine Dependence, Toxicity, and Abuse: A Task Force Report of the American Psychiatric Association. Washington, DC: American Psychiatric Association, 1990.
Center for Substance Abuse Treatment (CSAT). Detoxification from Alcohol and Other Drugs, Treatment Improvement Protocol (TIP) #19. Department of Health and Human Services (DHHS) Pub. No. BKD172. Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA),1995.
CSAT. Substance Abuse Among Older Adults, TIP #26. DHHS Pub. No. BKD250. SAMHSA, 1997.
CSAT. Substance Abuse Among Older Adults (TIP #26): Physicians Guide. DHHS Pub. No. (SMA) 00-3394. SAMHSA, 2000.
Hardman, J.G.; Limbird, L.E.; Molinoff, P.B.; Ruddon, R.W.; and Gilman, A.G., eds. Goodman & Gilman's The Pharmacological Basis of Therapeutics 9th Ed. New York: McGraw-Hill, 1996.
Isaacson, J.H. Preventing Prescription Drug Abuse. Cleveland Clinic Journal of Medicine 67(7): 473-475, 2000.
Johnston, L.D.; O'Malley, P.M.; and Bachman, J.G. Monitoring the Future: National Survey Results on Drug Use, 1975-1999, 2 Vols. NIH Pub. No. 00-4803. National Institute on Drug Abuse (NIDA), NIH, DHHS, 2000.
Joransson, D.E.; Ryan, K.M.; Gilson, A.M.; and Dahl, J.L. Trends in medical use and abuse of opioid analgesics. Journal of the American Medical Association 283(13):1710-1714, 2000.
Longo, L.P., and Johnson, B. Addiction: Part I. Benzodiazepines-side effects, abuse risk, and alternatives. American Family Physician 61:2121-2131, 2000.
Longo, L.P.; Parran, T.; Johnson, B.; and Kinsey, W. Addiction: Part II. Identification and management of the drug-seeking patient. American Family Physician 61:2401-2408, 2000.
National Center on Addiction and Substance Abuse at Columbia University (CASA). Missed Opportunity: National Survey of Primary Care Physicians and Patients on Substance Abuse. New York: CASA, 2000.
NIDA. NIDA Infofax #13553, Pain Medications, 1999.
NIDA. Principles of Drug Addiction Treatment: A Research-Based Guide. NIH Pub.
NIDA NOTES. Research eases concerns about use of opioids to relieve pain, NIDA NOTES 15(1):12-13, 2000.
Office of Applied Studies. Substance Use Among Women in the United States. DHHS Pub. No. (SMA) 97-3162. SAMHSA, 1997.
Office of Applied Studies. Summary of Findings from the National Household Survey on Drug Abuse. DHHS Pub. No. (SMA) 00-3466. SAMHSA, 2000.
Office of Applied Studies. Year-End 1999 Emergency Department Data from the Drug Abuse Warning Network. DHHS Pub. No.(SMA) 00-3462. SAMHSA, 2000.
Patterson, T.L., and Jeste, D.V. The potential impact of the baby-boom generation on substance abuse among elderly persons. Psychiatric Services 50:1184-1188, 1999.
Phillips, D.M. JCAHO pain management standards are unveiled. Journal of the American Medical Association 284(4):428-429, 2000.
Simoni-Wastila, L. The use of abusable prescription drugs: The role of gender. Journal of Women's Health and Gender-based Medicine 9(3):289-297, 2000.
Snyder, S.H. Drugs and the Brain. New York: Scientific American Library, 1996.
Wilford, B.B; Finch, J.; Czechowicz, D.J.; and Warren D. An overview of prescription drug misuse and abuse: Defining the problem and seeking solutions. Journal of Law, Medicine & Ethics 22(3):197-203, 1994.

 

INDICE

¿ Cuáles son algunos de los medicamentos de prescripción comunmente abusados?

¿ Qué son los opioides?

¿Qué son los depresores?

¿Qué son los estimulantes?

Tendencias en el abuso de los medicamentos de prescripción

Cómo prevenir y detectar el abuso de los medicamentos de prescripción

Cómo se trata la adicción a los medicamentos de prescripción

Algunos medicamentos comúnmente prescritos: usos y consecuencias

Glosario y Referencias